En reconocimiento de servicios, la Junta Superior de Gobierno de Quito, elevó al Asiento de Otavalo al rango de Villa, juntamente con los de Alausí, Guaranda, Ambato y Latacunga, y a las villas de !barra y Riobamba, al de ciudad, según decreto del 11 de Noviembre de 1811 “atendiendo la constante fidelidad y amor al orden público con que se han manejado unidas a las deliberaciones de su capital, habiendo manifestado sus leales habitantes su honor y patriotismo en promover y sostener con el mejor celo la defensa de la causa común”.

En tan acertada medida resplandece la justicia para el pueblo otavaleño, e igualmente para los demás, ahincados por su heroica voluntad en el centro crucial de los acontecimientos que determinaron la organización de la nacionalidad ecuatoriana.


Fuente: Jaramillo Cisneros, Hernán (Compilador). “Por las calles de Otavalo. -De arriba abajo-” Revista Sarance -Serie Monografías- No. 1. Instituto Otavaleño de Antropología y Universidad de Otavalo, 2006. Web. 31 de octubre de 2016.