Don Manuel Mora, español, se avecindó primeramente en Bogotá. En 1770 se radicó en Otavalo y contrajo matrimonio con doña Carmen Osejos, del cual nacieron Antonio y José Mora. Prestaron sus servicios personales y pecuniarios a la gran causa de la emancipación por esto fueron muy apreciados por el Libertador Simón Bolívar.

Antonio Estévez Mora se distinguió, además, por su espíritu generoso y caritativo, rara prenda en todos tiempos, y merecedora del elogio de la posteridad. Dos de sus valiosas propiedades adjudicó a la beneficencia en provecho de su país natal: Iltaquí y Perihuela. La primera, para que con sus rentas se funde una casa de ejercicios en esta ciudad; y la segunda, para socorro de viudas y huérfanos, en la misma. ¡Acción recomendable y que basta ella sola para inmortalizar la memoria del Sr. Antonio Estévez Mora!

Legó también otras cantidades en beneficio de las iglesias de la localidad. En suma, fue un ciudadano acaudalado y virtuoso, que amó a la patria con desinterés y enjugó las lágrimas del huérfano y de la viuda. Se trasladó a Quito, donde falleció.

El día 20 de diciembre de 1941, el Ilustre Concejo Municipal de Otavalo, presidido por Alfonso Pérez Pallares consideró 

“Que es su deber perpetuar el nombre de las personas que por sus virtuddes ciudadanas se hacen acreedoras al reconocimiento de la Sociedad; y, que el señor don Antonio Estévez Mora, filántropo otavaleño, legó parte de sus bienes para obras de beneficiencia del cantón. Por ello acordó denominar “Estévez Mora” a la calle nueva abierta en el sector Sur de esta ciudad y que, partiendo de la calle Sucre atraviesa la calle Bolívar”.


Fuente: Jaramillo Cisneros, Hernán (Compilador). “Por las calles de Otavalo. -De arriba abajo-” Revista Sarance -Serie Monografías- No. 1.  Instituto Otavaleño de Antropología y Universidad de Otavalo, 2006. Web. 31 de octubre de 2016.