A orillas de la Laguna San Pablo, también cerca de Otavalo, la Hacienda Cusín y el monasterio del siglo XVII han sido cuidadosamente restaurados como una casa de huéspedes elegante y relajante por el actual propietario inglés. Los interiores de la casa principal son fabulosamente grandiosos: pinturas y antigüedades del período de conquista del siglo XVI (tanto genuinamente antiguo como de reproducción) se encuentran con trabajos de plata locales, bordados y telas ricas de telares locales.

Los jardines de la estancia son fragantes y coloridos con belladona, buganvilla, agapantha, dedalera, orquídeas y palmeras, y atraen a más de 50 especies de aves. Justo a las afueras de la finca se encuentran los picos a menudo nevados del

Imbabura y Cotacachi, territorio perfecto para practicar senderismo o montar a caballo desde los establos de Cusin. Y para ayudarlo a profundizar en la cultura local, también se ofrecen clases de español.


Fuente: Mocatta, Gaby. «Ecuador’s high altitude haciendas». bbc.com. 31 de mayo de 2013. Web. 18 de agosto de 2014.