Entrevista a Marcelo Valdospinos Rubio

¿Cuál fue el objetivo de escribir el libro “El canto de las dos calandrias”?

Con ese trabajo lo que intentamos es refrescar las corrientes indigenistas de América a los tiempos actuales. Está direccionado a los jóvenes, que aunque están adaptados a la época digital, necesitan mirar las fuentes de cómo se constituyeron las sociedades americanas.

Usted plantea que América es un continente mestizo, ¿eso no sería desconocer las minorías que demandan reconocimiento?

Aquellos que plantean los criterios de lo blanco, europeo o español no tienen razón de ser. En el mundo entero, a raíz de las segundas generaciones, hablamos de mestizajes múltiples. Es lo que el filósofo mexicano José Vasconcelos denominó la raza cósmica. 

¿Sin embargo, en localidades como en Otavalo, por ejemplo, hay posiciones de supuestas razas puras, como la indígena?

Por eso es el libro. Para cambiar ciertos prejuicios y mitos. Los indígenas urbanos de Otavalo son culturalmente mestizos, aunque no sean resultado de una fusión biológica. Su forma de vida dejó de lado las prácticas ancestrales, como la vestimenta y las costumbres tradicionales.

¿Entonces se podría hablar de una aculturación?

No. Más bien de una transculturación. Los indígenas ya no son una sociedad diferente. Son una parte integrada a la mestiza, aunque no pierden su vínculo de sentirse orgullosamente indios y hablar en su propio idioma.

¿En el continente americano tampoco hay población blanca?

América es mestiza. En el continente no hay blancos. Y los que vinieron del viejo mundo tampoco fueron europeos puros. España fue ocupada durante un siglo por los moros. Es por ello que hablamos de mestizajes múltiples.

¿En el mestizaje, las características de qué grupo humano prevalecen?

Si viene un grupo cultural, raza o etnicidad más fuerte impone su forma de ser, también lleva la forma de ser del conquistado. Eso es la transculturización y el resultado de eso es América.

En el libro se plantea que solamente la cultura puede contribuir a la unidad de América, ¿por qué?

Es un punto de vista del escritor colombiano William Ospina, cuyo pensamiento está recogido en mi texto. Ahí él plantea que la única posibilidad de unidad del continente se puede dar en el ámbito cultural, pues en lo económico y político es imposible.

¿Y quién debería propiciar esa unidad?

Eso deberían plantearse los organismos multilaterales que actúan en el continente.

¿El mestizaje también se evidencia a través del arte?

Sí. Entre los artistas plásticos se destacan los imbabureños: Gilberto Almeida, quien en algún momento fue reconocido como uno de los 11 mejores de América. Y, en la actualidad, Jorge Perugachi que invadió Europa con sus trabajos. En la lista también están José Bastidas, Gustavo Cáceres y Whitman Gualsaquí.


Fuente: Valdospinos Rubio, Marcelo. Quito. “América es un continente con mestizajes múltiples.” elcomercio.com. Web. 10 de octubre de 2016.