Nació en Otavalo en 1883 y falleció en octubre de 1955. Fueron sus padres Antonio Garcés y Teresa Yépez. Estudió en la escuela regentada por los Hermanos Cristianos de nacionalidad alemana. Profesor de las escuelas de Calpaquí, “Diez de Agosto”, “Ulpiano Pérez Quiñones”. Su labor relevante de profesor aparece manifiesta en la escuela “Diez de Agosto”, con sus ininterrumpidos 30 años de fructífera labor en beneficio de las generaciones pasadas, que recuerdan con especial cariño al maestro responsable y exigente, que le gustaba salir al campo y ahí aprovechaba, adelantándose a la pedagogía moderna, para en este entorno maravilloso de Otavalo dictar sus clases. 

Además, como complemento de su labor diaria como maestro, mantenía un taller de zapatería, en donde aprendieron el oficio varios jóvenes otavaleños, que luego serían los mejores zapateros del cantón y la provincia.

Ya jubilado, siguió ofreciendo su profesión, dando clases a domicilio, por lo que era muy querido. A pocos días de su fallecimiento, en la revista “ñuca Huasi” encontramos un homenaje de sus ex alumnos, del cual extractamos lo siguiente:

Fue un niño convertido en hombre por el esfuerzo de la misión creadora. Atrás, muy atrás…perdido en el tiempo. La voz clara y precisa de la enseñanza de las matemáticas. En el trazo de las líneas. En el recuerdo de la historia. En el paladear de las maravillas de la naturaleza…Ha callado su voz pero responde en el eco de la nuestra, de su muchachada, de ver con el vigor de la reciedumbre de su alma que logró infundir en la de todos.


Fuente: Jaramillo Cisneros, Hernán (Compilador). “Por las calles de Otavalo. -De arriba abajo-” Revista Sarance -Serie Monografías- No. 1. Instituto Otavaleño de Antropología y Universidad de Otavalo, 2006. Web. 31 de octubre de 2016.