Este es un juego tradicional de algunos países en latinoamérica. En Otavalo solía jugarse durante la llamada noche Santa de la Cruz, una fiesta religiosa de la temporada de difuntos. Para mantenerse despierto durante la vigilia, se solía organizar algunos juegos, uno de ellos, el de la perinola. Parece ser que originalmente la perinola era un hexaedro (seis caras). En Ecuador, la perinola tiene cuatro.

La perinola era un pequeño cubo de madera que termina, por el un lado en una pirámide sobre cuyo vértice baila por el impulso que se le da por el otro extremo que termina en un cilindro de cuatro milímetros de diámetro; en sus costados tiene cuatro iniciales que representan una palabra cada una: la T, quiere decir TODO, y da derecho al jugador para llevarse todas las tortas que se hallan en la mesa y que han sido puestas pr los jugadores. Opuesta a la T, está la D, que quiere decir DEJE DE JUGAR, por lo tanto quien le ha hecho bailar no tiene derecho a nada. A un costado de estas letras está la S, SAQUE, lo que le da derecho a tomar un par de tortas de la mesa. Opuesta a la S, está la P, PONGA, con lo que tiene la obligación de poner un par de tortas en la mesa de juego.


Fuente: Garcés Paz, Hugo. “El Señor de las Angustias”.Leyendas y tradiciones del Ecuador, Tomo I , Quito, Abya-Yala, 2007.