En el fútbol de Ecuador, la “galleta” (túnel) es un regate donde el balón pasa entre entre las piernas del rival. Es una jugada muy arriesgada que requiere nervios de acero. En Inglaterra se lo llama “nutmeg”, en España se lo conoce como “caño”, en Perú se lo apoda “huacha”. Cualquiera sea la denominación, la “galleta” es realizada por jugadores capaces de decidir en la inmediatez de un cierre rival, un milímetro de error puede provocar un resultado calamitoso. 

Presentamos a Carlos Ayala, un jugador emblemático en Otavalo cuya cualidad fue hacer de la “galleta” una marca registrada. 

FOTO © Carlos Ayala

Como es visto
“Flaco. De muy buen manejo técnico. Enamorado del fútbol y de Paulina Tamayo”.  Iván Hinojosa.

“Un jugador muy talentoso, de un carácter dominante”. Pablo Flores.

“Un buen compañero, habilidoso y líder en la cancha, un gran amigo fuera de ella”. Gerson Erazo.

“Jugador temperamental, de mucha garra. De una técnica exquisita. Fue un volante mixto de esos que creaban y también marcaba”.  Luis Chalán Endara.

“El hombre que ponía la pausa en el medio campo, a la vez proyectaba el pase al compañero mejor ubicado. Un buen jugador y caballero fuera de la cancha”. Juan Espín. 

Como se mira a sí mismo
Carlos Alonso Ayala Buitrón nació en la parroquia de Ilumán, Ciudad de Otavalo,  el día 17 de febrero de 1954. Sus padres son Don Aníbal Ayala y Doña Lucila Buitrón. Es el primogénito de la familia. Contrajo contrajo matrimonio con la Licenciada Rosario del Carmen Hinojosa Endara el día 27 de marzo de 1982. Tiene tres hijos Carlos, Andrés y Francisco. Sus dos nietos son Samuel Andrés y Sara Valentina.

Creció en el barrio La Floresta de Quito, recuerda, “los años de niño crecí con una sola obsesión, el fútbol. Si he llegado a ser algo dentro de este deporte, ha sido esencialmente por la afición, entusiasmo y amor a la pelota. Mi madre, de pocas posibilidades, debía trabajar para sobrevivir, con sus medias viejas que no utilizaba elaboré una pelota de algodón y lana, con la que pasaba horas golpeándola contra la pared de la casa sin dejarla caer al suelo. Obtuve con ello familiaridad, dominio y todo lo que con los pies de un niño podrían lograr cuando la pelota ha pasado a integrarse y formar parte de nuestra personalidad”.

Desde muy niño estuvo ligado al fútbol. Fue vecino de grandes futbolistas de la época de los 60 y 70 como Eduardo, José, Gonzalo, Mario y Senen Benavides, jugadores de Nacional, Aucas, Olmedo y de la Selección de Pichincha. Igualmente, compartió el deporte con Guillermo Corral, futbolista del equipo “Gimnástico”.

Con su amigo de toda la vida, Rubén Corral, se inició jugando en los torneos de Baby Fútbol en la categoría de 8 a 10 años en el Club Huracán del Barrio La Floresta, en Quito. A partir de los 11 años pasó a las filas del destacado Club Tarqui. Con este equipo, en un torneo organizado por la Asociación de Fútbol de Pichincha obtuvo el tercer lugar en la Categoría Pre-Juvenil de 14 años, solamente después de los equipos de LDU y del Colegio Mejía.

Club Tarqui, Quito. Carlos Ayala es el segundo desde la izquierda en cuclillas.
FOTO © Carlos Ayala

A pesar de ser juveniles, junto con su amigo Rubén Corral fueron ascendidos al primer equipo para disputar el Primer Campeonato Barrial con jugadores destacados de Pichincha: Jaime, Iván y Fabricio Troya, Miguel Salcedo (del Club Atahualpa de la Segunda Categoría del Futbol Profesional). Su compañero Germán Corral llegó a jugar de manera profesional en el equipo “Politécnico”.

Probó suerte en los equipos juveniles de los equipos: Politécnico, Universidad Católica y Liga Deportiva Universitaria de Quito, sin embargo, no logró acceder a las nóminas de aquellos equipos profesionales.

Selección de Ilumán
Desde los 16 años, junto a Rodrigo “Mi vida” Hinojosa jugó en la selección de la parroquia de Ilumán en los famosos Torneos Inter-Parroquiales que se realizaban en Otavalo. Algunos de sus amigos del Club Tarqui lo acompañaban en el equipo, mientras en la selección de González Suárez reforzaban Rubén Corral y Luis Moya (+). 

En la Selección de Ilumán jugaba con destacados futbolistas como Jaime “Turico” (+), Sixto y Marco “negro” Hinojosa y los excelentes jugadores Héctor, José y Guillermo Sevilla. Este último jugó como futbolista profesional en S.D. Aucas. Carlos recibía 20 sucres para costearse los pasajes de parte del Tesorero, señor Neptalí Terán (+).

Con la Selección de Ilumán logró dos campeonatos en la Categoría Senior, uno en San Rafael frente a los dueños de casa y, el otro jugado en el Estadio de la parroquia de Quichinche frente a Gonzáles Suárez. Adicionalmente, fue campeón  en la Categoría Semi-Veteranos jugando como local.

La Categoría Master del formidable UNION de Ilumán.
FOTO © Carlos Ayala

Epoca dorada
A los 18 años llega a Otavalo para vivir con su padre y se integra tempranamente al equipo del barrio, el Deportivo San Juan.

Dos años después, en 1974, es llamado a integrarse al Club San Sebastián gracias a una invitación de Jorge “Gordo” Cevallos. El debut no pudo haber sido mejor, consiguió un gol frente al equipo Politécnico de Quito. Siempre se desempeñó en el mediocampo, ya sea como volante de contención o como volante de creación. Ambas, tareas vitales.

Partido amistoso en Colombia.
FOTO © San Sebastián

Con este equipo iba madurando hasta la época dorada que comenzaría un par de años después. Primero obtuvo el campeonato de fútbol en el año 1976, obtuvo el Bi-Campeonato en 1977 y luego obtuvo el Tri-Campeonato en 1978. 

En 1978 obtuvieron el título de Campeón de Imbabura en un partido frente al Club Sporting Ibarra jugado en el Estadio de Cotacachi. El entrenador fue Primo Caballero (Paraguay) ex-jugador de la Universidad Católica de Quito.

Para el campeonato a nivel nacional reforzaron el equipo con jugadores del Riverton: Iván Cisneros y Sixto Puente. Del Club Copacabana vinieron: Antonio Trujillo, Washington Villamarín y Marcelo Cadena.

El recorrido deportivo fue el siguiente:

Campeonato Nacional de Fútbol Amateur
1) Fase Zonal
San Sebastián vs. Martillo de Tulcán (1-1)
Martillo vs. San Sebastián (2-6)
San Sebastián vs. Unión de Cotacachi (3-1) 
10 de Agosto (Tulcán) vs. San Sebastián (1-1)
Unión de Cotacachi vs. San Sebastián (1-2)
San Sebastián vs 10 de Agosto (2-0).

2) Semifinales
En la segunda fase jugaron contra el Cumandá del Puyo y el Independiente José Terán de Sangolquí (hoy Independiente del Valle).
Cumandá vs San Sebastián (0 -0)
Independiente vs San Sebastián (1-3)
San Sebastián vs Cumandá  (2-0)
San Sebastián vs Independiente (2-1)

3) Final
Huracán (Guayaquil) vs. San Sebastián (0-0)
San Sebastián vs Huracán (2-1). 

En el partido final el entrenador Luis Echeverría les pidió mantener la disciplina  táctica, hacer los cambios de frente. Mirando a todos, les pidió no perder la cabeza ante las provocaciones; esto último se le olvidó a Carlos “flaco” Ayala pues al calor del juego fue expulsado en el minuto 80, generando más nerviosismo a la barra local que esperaba ansiosa el final del partido.

La hazaña del equipo San Sebastián radica en que no perdieron ningún partido desde la fase zonal hasta el día de la gran final en el Estadio El Batán de Otavalo.

Una anécdota
El frenesí que invadió a la gente después del pitazo final hizo que muchos aicionados acudieran a la entrada triunfal para celebrar en la pileta del Parque Bolívar. Carlos recuerda que “en aquella época lo mejorcito en  zapatos de fútbol eran aquellos de marca “Príncipe” cuando fuimos a jugar en Guayaquil. Para el partido de ida de la final nos obsequiaron unos lindos zapatos peruanos marca “Tigre” pero no los usamos porque no era conveniente jugar sin antes haberles “amansado”. Luego de los entrenamientos estuvieron  listos para la final  (a la fiesta siempre vamos con la mejor ropita). Una vez terminado el partido y dando la vuelta olímpica en la que terminamos casi desnudos, se acercaron a quitarnos algún recuerdo Luis Ayala  y Bolívar Hinojosa  (tío Bolo), me quitaron los zapatos nuevos y sin poder evitarlo se llevaron un zapato cada uno. En la pileta, durante el baño tradicional los dos seguían discutiendo como completar el par de zapatos: el uno decía “véndame el chulla”  y el otro decía “igual, yo también tengo dinero, le pago lo que sea…” pero nadie quería dar el brazo a torcer. Después de tanta discusión les propuse que hicieran un sorteo y tampoco aceptaron. Al final, cada uno se quedó con su respectivo recuerdo, una zapato para cada uno…(por lo menos eran nuevos para poder exhibirles si es que no les perdieron en pleno festejo)”.

El equipo titular en el partido final, domingo 25 de marzo de 1979. Estadio de El Batán de Otavalo.
FOTO © San Sebastián

Recordamos el equipo de jugadores y cuerpo técnico:
Manuel “Atleta” Rosales, Edgar “Culebra” Ruiz, Rodrigo “Modesto” Lema, Rodrigo “Gordo” Morán, Patricio “Diablo” Morán, Rodrigo “Mi vida” Hinojosa, Jorge “Mediavara” Mediavilla, Jorge “Jipador”Buitrón, Oswaldo “Mullo” Artieda, Iván “Sambo” Cisneros, Carlos “Flaco” Ayala, Marco “Brujo” Encalada, Raúl “Dinamita” Rodríguez, Fausto “Borrego” Tabango, Washington “Guagua” Villamarín, Eduardo “Washin” Aragón, Antonio “Cha” Trujillo, Carlos “Lluqui” Lema, Pedro “Perico” Buitrón, Sixto “Loco” Puente, Washington “Washo” Cadena.

Entrenador: Luis “el indio” Echeverría, Asistente Técnico: Marco “negro” Hinojosa, Kinesiólogo: Lauro Dávila, Masajista: Octavio Paredes, Utilero: Carlos Aragón, Médico: Doctor Carlos Beltrán.

Gracias a este logro fueron invitados a protagonizar el partido preliminar por la Copa Libertadores de América entre El Nacional de Quito y Peñarol de Uruguay. 

El “flaco”Ayala ha sido campeón en algunas ocasiones:
Campeón de Otavalo 1979
Campeón Inter-Barrial 1980
Sub Campeón de Imbabura 1981
Campeón de Ilumán 1986
Campeón Semi Veteranos 1993
Campeón de Indorfútbol 1993
Sub Campeón Provincial 1994
Campeón de Otavalo Semi Veteranos 1994
Campeón de Futbo Sala, Copa Fausto Orbe en Otavalo 2008
Campeon de Indorfútbol Master 2008
Campeón de Futbol Sala Mayores de 45 años 2009
Sub Campeón Nacional, Primer Torneo Nacional del Fútbol del Recuerdo Copa Alberto Spencer 2018 en Ancón. 

Entrenador
Pese a su juventud, se dedicó a prepararse como Entrenador de Fútbol y asistió al Primer Congreso Nacional de Entrenadores en 1983 y otro cursos más con destacados profesionales como Eduardo Bores, Gandhy Guerrón. Dirigió oficialmente a los siguientes equipos:

San Sebastián: Equipo de la Defensa Nacional 1983
Torneo Intercantonal 1985
Campeón de Otavalo Baby Futbol Sub 12 1998
Campeón de Otavalo 2006
Sub campeón de Otavalo 2007
Campeón de Otavalo Futbol Sala 2009
Selección de Otavalo Campeón Sub-18 de Imbabura 1992
Selección de Peguche, Tercer Puesto, Pawkar Raymi 1998

Como entrenador inculcó el respeto, el orden. Insistía en la disciplina, ésta incluye la puntualidad dentro y fuera de  la cancha. Nos cuenta un par de episodios que sirvieron para dar ejemplo de cuán riguroso era con estos principios: 1) se había programado un partido entre San Sebastián con un equipo en Ipiales y se había acordado el itinerario del bus que pasaría recogiendo a los jugadores. Un jugador titular no estuvo a la hora indicada en la Panamericana y para Carlos esta actitud era una falta de respeto a las reglas y sin esperar, ordenó proseguir con el viaje. El jugador atrasado se las ingenió para tomar un taxi hasta Tulcán para alcanzar a la delegación.

2) Impartía el sentido de camaradería a los jugadores. Solicitaba que todo el equipo se reúna en la cancha de la pelota de mano en la Plaza de Los Ponchos para ir juntos al estadio, incluso si alguno pudiese viajar en su propio vehículo. No había miramientos con ningún jugador, todos estaban sujetos  a la norma elemental de pertenencia grupal. Antes de un partido, quien ejercía como capitán en la cancha, llegó retrasado por estar paseando con su novia. Carlos le retiró la capitanía frente al resto de jugadores. El respeto comienza desde muy temprano y Carlos transmitía ese mensaje en las charlas del entrenamiento.

Equipos
En Otavalo ha reforzado a los equipos Unión, Los Portales y Riverton en la Categoría Master.

Equipo Sub 45, Campeón año 2012.
FOTO © San Sebastián

Además, ha tenido la oportunidad de jugar partidos amistosos contra equipos de primera categoría: El Nacional, Barcelona S. C., LDU, Politécnico, América de Quito, Deportivo Quito, Atlanta de Chimbacalle, Lasallano, Macará de Ambato, Rayo de Ipiales, Selección de Ipiales, San Pedro de Cayambe, Deportivo Sur, Deportivo Cotapaxi, Sporting Ibarra.

Partido amistoso por las fiestas del Yamor. San Sebastián vs LDU, Categoría 60 y piquito.
FOTO © San Sebastián

En Ibarra ha jugado desde el Primer Campeonato en las categorías Master, empezando en la sub 35, fue el primer Campeón con el Club 9 de Octubre, junto con Patricio Morán y Rodrigo Hinojosa. Ha jugado los torneos Master en los principales equipos de la provincia: Flamengo Barcelona, 17 de Julio, Sporting  Ibarra, Emelec, La Basílica, Deportivo San Pablo, Chacaritas JR, Espiga de Oro, Estrella Juvenil. En la mayoría de estos equipos  jugó junto a sus grandes amigos  Marcelo Meza y Marco Encalada, quienes en conjunto eran llamados “El Trío los Panchos”.

Integró también el Combinado Local de la Ciudad de Ibarra y jugó varios partidos amistosos en distintos estadios de varias provincias del país, incluído el Estadio Monumental del Barcelona S. C.

Selección De Pichincha
En la parte final de su carrera deportiva, reflexiona: “como no dar gracias a Dios por darme el honor de envejecer  jugando al fútbol y con mucha mayor razón si tengo el  privilegio de formar parte de la Selección de Pichincha de la Categoría 60 y piquito, desde el año 2017 en los torneos de futbol 7 en los que he logrado obtener dos títulos de Campeón y un subcampeonato”.

Selección de Pichincha, Categoría 60 y piquito.
FOTO © Carlos Ayala

Tiene presente su agradecimiento  al señor Iván Subía como Presidente y a Marco Paredes como Tesorero y a todos sus compañeros que no los nombra por temor a olvidarse de alguien. Da las gracias a los hinchas que lo alentaron a lo largo de su trayectoria. 

El último partido
Ocupa un lugar especial en su corazón el día de 15 de febrero del año 2020, en Quito, al final del campeonato Fútbol Siete contra el Deportivo Quito, “el ultimo partido de mi vida  en el cual he tenido la oportunidad de reencontrarme con viejos amigos de la juventud, ex- futbolistas profesionales y compañeros de lo mas bonito de la vida que es el fútbol: Raúl “Capacho” Jiménez, César Pintado, Victor Clavijo, Gustavo Oña, Carlos Chango y lo más grato, volver a jugar con mi amigo de la infancia, Germán Corral”. 

De izquierda a derecha: Iván Paredes, su amigo de infancia Germán Corral y Carlos Ayala.
FOTO © Carlos Ayala

Meditando su vida y los avatares que el fútbol ocasiona, dirige un mensaje a quienes siguen este deporte: “practiquen el futbol porque esta disciplina a más de ser el Rey de los Deportes, enseña muchas cosas positivas: puntualidad, disciplina, perseverancia, lealtad, amor al suelo natal; exige el respeto al rival, a los compañeros, a los hinchas y el respeto a las decisiones arbitrales”. 

Carlos es transportista de profesión y el fútbol es su pasión. La seguridad con la que conduce su vehículo es garantía para que en la cancha de fútbol sus gritos enérgicos, sus finos pases y las temibles “galletas” sean los elementos que no puedan ser borrados de la mente de quienes lo vieron jugar a lo largo de tantos años. El hacer un pase a sí mismo ante un sorprendido rival en momentos imprevistos no es un don de muchos. He ahí una parte de la genialidad de su juego.

Finalmente nos dice que “un futbolista jamás morirá mientras haya quien lo recuerde”. Nos place manifestarle que es muy recordado. 


Fuente: Ayala Buitrón, Carlos Alonso. Comunicación personal. 9 de octubre de 2020. Agradecemos la colaboración del Licenciado Carlos Ayala Hinojosa en la recolección del material y edición del texto.