Rescatar su música y no perder sus costumbres fueron las razones para la conformación, hace 20 años, del grupo musical indígena Faccha Huayras o El “Viento de la Cascada”, en la comunidad de Peguche, Otavalo. Así lo señaló su director, José Luis Picuasi, antes de la presentación la noche del pasado miércoles (2016) del primer trabajo discográfico de los nuevos integrantes, Yarijuni o “Recordar”, en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión. Esta producción tiene doce temas, ocho en quichua y cuatro en castellano. La agrupación ahora se denomina Generación Faccha Huayras, debido al ingreso de los hijos de los fundadores.

Picuasi contó que siempre celebraban, en el mes de junio, el Inti Raymi, cuando ya habían formado un grupo de músicos. Al poco tiempo de su integración viajaron a Europa y luego se desplazaron durante cinco y seis años seguidos al exterior y después cada integrante se dedicó a su trabajo vinculado a la artesanía, pero el grupo se logró mantener con el paso del tiempo.

El objetivo de acuerdo con Picuasi “es que no pierda la identidad, la cultura que poseemos.” Contó que los temas musicales se los graba en quichua y castellano y que la letra habla de su vida de juventud, de problemas que hay en las comunidades y de rupturas amorosas. Agregó que debido a la piratería, los discos los venden cuando realizan presentaciones artísticas.

Solo uno de los nueve miembros, ocho hombres y una mujer, estudió música. Los demás la practican por afición y herencia de padres y abuelos. Los instrumentos musicales que actualmente utilizan en el escenario son bandolín, violín, quena, sampoña y, para cambiar de ritmo, usan la batería y el bajo eléctrico. Con el ingreso de los nuevos miembros, cuyas edades oscilan entre 19 y 22 años, se han puesto como meta lanzar un disco cada dos años. (1)

Fueron cinco personas quienes en el año 1990 iniciaron con un sueño: transmitir con su música la cultura de su pueblo y plasmar en sus canciones la alegría de su comunidad. De esta manera nace Faccha Huayras, una agrupación musical cuyos integrantes pertenecen a las comunidades aledañas de Otavalo, entre las que se encuentran: Peguche, Quinchuqui, Iluman y Carabuela.

Desde esa época han trabajado arduamente para posicionar su nombre como agrupación y su cultura en cada lugar donde se encuentren. En la actualidad se los conoce como ‘Faccha Huayras, nueva generación’ y se conforma de nueve integrantes: Wilo Picuasi, José Luis Picuasi, Richard De la Torre, William Maldonado, José Vásquez, Javier de la Torre, Álex Campo, Luis Quinchiguango y Madeleine Díaz, quienes siguen rescatando y produciendo su música tradicional.

Uno de sus integrantes, Richard De la Torre, quien se dedica a la gestión y coordinación musical en el grupo, menciona que para ellos iniciar en el ámbito artístico resultó un poco complejo, puesto que no recibían suficiente apoyo.“Conforme ha pasado el tiempo, fuimos saliendo adelante cada uno poniendo todo nuestro esfuerzo. Ahora estamos en buen camino, avanzando e incrementando la acogida, y es que mucha gente está pendiente de nuestros conciertos y diferentes presentaciones”, agrega.

El principal objetivo, menciona De la Torre es, sobre todo, rescatar la música de su pueblo y difundirla a través de producciones y presentaciones. “De esa manera podemos llegar a todo el mundo haciendo conocer nuestra labor, costumbres, forma de vestir y toda la tradición musical otavaleña”, señala.

Producto de su esfuerzo, Faccha Huayras ha llegado a producir tres trabajos discográficos. “El primer y segundo volumen lo hicieron los fundadores del grupo. El tercer volumen lo hicimos los integrantes de la nueva generación”, comenta el joven.

Quienes ahora conforman la agrupación del grupo en su último trabajo tiene 12 temas propios. “Uno que atiene mucha acogida en las redes sociales y en varias provincias del país es el tema Corazón ilusionado que cuenta con la colaboración del grupo Amigos Millonarios, convirtiéndose en un éxito total. Es un sanjuanito con coplas tradicionales”, puntualiza.

Ellos afirman que la inspiración que llega para plasmar en sus letras viene de las vivencias comunes y corrientes de su diario vivir. “Una de estas es el amor, porque siempre hay personas que sufren o pierden a alguien que quieren (pareja), tomamos esa historia y creamos las diferentes obras musicales”, agrega Richard.(2)


Fuente 1: El Universo. “Grupo Faccha Huayras rescata la música indígena.” Diario El Universo, 4 de marzo de 2006. Web. 19 de julio, 2016.

Fuente 2: La Hora “Faccha_Huayras, talento y pasión musical” Diario La Hora, 9 de abril de 2016. Web. 20 de julio, 2016.