Después de ser arrestado y sometido a un juicio por el Sanedrín, Jesús fue juzgado, sentenciado a la pena de muerte y enviado al Gobernador Romano Poncio Pilato para que ejecute el dictamen. Un agotado Jesús, próximo a morir, fue interpelado otra vez y respondió conociendo la futilidad de sus argumentos. La Biblia no guarda los detalles posteriores a la famosa pregunta de Pilato, “qué es la verdad?” sin imaginar que estaba ante la Verdad. El sentido de esta frase es un tema persistente en el estudio de las ideas, tan transcendental es.

Presentamos a JULIO AYALA BAQUERO, un informador que debe bregar con el concepto del párrafo anterior en su ocupación. Hicimos algunas

PREGUNTAS AL ENTREVISTADOR

Julio Ayala Baquero, nació en Otavalo el 5 de febrero de 1955. Sus padres fueron el señor Licenciado Luis Rogelio Ayala (Loja) y doña Laura Baquero Narváez (Otavalo). Es el segundo de siete hermanos. Hizo los estudios primarios en la escuela José Martí, los tres primeros años en el Colegio Nacional Otavalo y la educación secundaria la ciudad de Loja en el Instituto Tecnológico Superior Daniel Alvarez Burneo donde estudió contabilidad. Allí integró la selección juvenil de básquet de la ciudad de Loja.

FOTO © Julio Ayala Baquero

Inició los estudios de Administración de Empresas en la Universidad Nacional de Loja y se desempeñó como Pro-Secretario en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Técnica de Loja. Luego estudió tres años en la Universidad Técnica del Norte, en Ibarra.

Después de regresar a Otavalo, en la administración del señor Vicente Larrea, trabajó como Pro-Secretario. El cargo de Secretaria era ejercido por la señora Conchita Haro. En el Municipio trabajó en el Departamento de Avalúos y Catastros. Por un año ejerció el cargo de Director del Departamento de Obras Públicas.

Trabajó también en la Radio Armonía (fundada en 1995) de la familia Chávez, la cual quedaba a tan solo media cuadra de su casa. Se le encargó del programa de espiritualidad que era transmitido a las 6:00 de la mañana, diariamente. El contenido era un espacio motivacional basado en la Biblia y la tradición de la Iglesia Católica.

Su inicio en la locución lo atribuye a una novelería juvenil, a su temprana amistad con Marco Chicaiza y algunos miembros de Los Atabalibas como Edgar Guerra y Paco Viñachi. Solían comprar las “cosas finas” en el mercado e iban a la emisora a ayudar detrás de la cabina seleccionando los discos, arreglando los estantes. Los domingos había un programa llamado “Correo Musical” donde las parejas se dedicaban canciones. El interesado debía hacer la petición personalmente con un papelito o por teléfono. La locución estaba a cargo del propietario de la radio, Marco Chicaiza. 

Trabajó brevemente en la sección de Auditoría Interna del Banco Ecuatoriano de la Vivienda sucursal de  Ibarra, luego en la matriz en Quito para finalmente retornar a la sucursal en Ibarra. Luego trabajó por un año en el Banco Pichincha, en la Cooperativa de Ahorro y Crédito 23 de Julio y en la Cooperativa Atuntaqui.

Marcelo Campos Encalada lo invitó a trabajar en RADIO ARMONIA para asumir la programación espiritual. De alli surgió una propuesta para proseguir en OTV lo que hacía en la radio. Paulatinamente se ganó la confianza para hacer reportajes para el noticiero. Lo que comenzó como un pasatiempo, se convirtió en una tarea más ajetreada.

FOTO © Julio Ayala Baquero

Hizo una pausa profesional para ejercer la Jefatura Política de la Ciudad de Otavalo como miembro del partido Democracia Popular durante el gobierno de Jamil Mahuad. A pesar de la situación crítica que debió vivir el país, el estima que su participación política como un servicio a la ciudad fue valorado positivamente por la colectividad otavaleña. 

Después de este hiato político, Hernán Riofrío Fajardo y Jefferson Galarza lo invitaron a SARANCE VISIONTV, un canal de televisión nacido en Otavalo en 1999. Estaría a cargo de la sección motivacional por la cual era conocido. El medio ambiente de cables, cámaras y micrófonos ayudó para que surgiera el programa “Hablemos D” donde se hacía entrevistas a artesanos, deportistas, profesores, artistas, cuyas historias fueron difundidas a una audiencia más amplia a través de la televisión. El programa duró dos temporadas en las cuales se grabaron cerca de 80 entrevistas. Entre las personas entrevistadas constan Gloria Saona, Licenciado Alulema, Fasuto Orbe, Antonio Quinche, Patricio Proaño, Gonzalo Vega, Fausto Orozco, Mario Carrillo, doctor José Jaramillo, Colombia Valverde, Raúl Chávez, Wilfrido Jaramillo, Angel Escobar, Wilson Andrade, Genaro Aragón, Colombia Valverde, Licenciada Marcia Sánchez, y la lista prosigue.

FOTO © Julio Ayala Baquero

En su larga carrera periodística está muy agradecido a quienes los considera sus mentores en este cambiante mundo de las comunicaciones: Marco Chicaiza de RADIO OTAVALO, Adolfo Coronel de RADIO CENTINELA DEL SUR (Loja), Hernán Riofrío de SARANCE VISIÓNTV, Fernando Beltrán de RADIO ALBORADA (San Pablo del Lago). 

“El gran problema del periodismo no es lo que dice sino lo que calla”. Opina que el reportero está siempre en el ojo del huracán, pues basado en un hecho evidente debe producir una noticia lo más cercana posible a la realidad y ser presentada de un modo inequívoco  al público. Todo eso dentro de un tiempo limitado. Los resultados no siempre son del agrado general, hay aristas que son interpretadas de un modo distinto al imaginado. Julio manifiesta que en su caso, procuró invariablemente sostenerse en la verdad para ofrecer una noticia creíble. Un pensamiento similar expresó Gabriel García Márquez ante la Asamblea 52 de la Sociedad Interamericana de Prensa, celebrada en Los Angeles, el 7 de octubre de 1996:  “La ética debe acompañar siempre al periodismo, como el zumbido al moscardón”. 

Entre sus entrevistas, recuerda una en particular al Licenciado Carlos Alulema cuando al calor de las  preguntas, el Licenciado hizo una declamación, similar a las que hacía practicar a sus alumnos  en el Colegio Otavalo. Igualmente, recuerda otra entrevista al señor Mario Carrillo de RADIO SATELITE y gran aficionado a la música ranchera. En medio de la conversación, impromptu, decidió entonar una ranchera sin acompañamiento musical. Son las emociones que se generan al calor de las pláticas, nunca una entrevista es igual.

Cuando le preguntamos acerca de Otavalo en su período colegial, evoca a su casa en el barrio El Cardón como el límite nor-oeste de la ciudad. Más allá, estaban los terrenos de la familia Saona, otro del señor Víctor Alejandro Jaramillo y otro de la familia Moreano. Pasado ese sector los moradores adquirían la categoría de chagras. Recuerda las instituciones educativas que había entonces: el Colegio Marianita de Jesús regentada por las monjas Lauritas, el Colegio Otavalo, el Colegio República del Ecuador, el Colegio Nocturno Jacinto Collahuaso y el Colegio Agropecuario Carlos Ubidia Albuja. En el período de Vicente Larrea (1970-1978), comenzó la expansión respondiendo a las necesidades de la población. El BEV construyó la Ciudadela Imbaya en los terrenos de la hacienda San Vicente, la ciudadela Rumiñahui fue un proyecto del señor Angel Escobar y la Cooperativa Jacinto Collahuaso comenzó con una primera etapa de las cuatro que existen en la actualidad.

Pensando en el futuro, mira a Otavalo como una cobija para todos. Otavalo es conocida como una ciudad que ha acogido a personas que vienen atraídas por los lugares turísticos y por la amabilidad de la gente. La considera como una ciudad de artesanos, de gente trabajadora donde conviven propios y ajenos en un espacio geográfico de singular belleza natural.

FOTO © Julio Ayala Baquero

La palabra griega para “verdad” es aletheia, que literalmente significa “no ocultar nada”. Es una idea que la verdad siempre está ahí, siempre disponible para que todos la vean. Admiramos el trabajo, muchas veces anónimo, del entrevistador. Julio confronta con su conciencia la integridad de la información. Lo que comenzó como un pasatiempo con los micrófonos fijó en su vida el apego a la ecuanimidad. Vemos que la sencillez de su vida es la prueba que la búsqueda de la verdad le otorgó su mejor premio: la mesura para examinar las cosas cotidianas. 


Fuente: Ayala Baquero, Julio. Comunicación personal. 10 de julio de 2020.