El terminal terrestre ubicado en la calle Atahualpa y Jacinto Collahuazo de Otavalo es uno de los sitios más representativos y concurridos de la ciudad. En este sitio se encuentran medios de transporte interprovinciales, urbanos, rurales e intercantonales.

Desde el 2019 se plantea una reubicación para este terminal que se ha retomado en este año.

Se ha firmado un convenio en noviembre del 2019, en el cual se ha trabajado con la Universidad de Investigación de Tecnología Experimental Yachay, también conocida como Universidad Yachay o Yachay Tech.

Yachay propuso dedicar su conocimiento para emplear un proyecto de detección de tráfico o movilidad a nivel logarítmico en el terminal terrestre, y de esta forma realizar también un diseño, para establecer el lugar más idóneo para reubicar el terminal.

Este estudio busca analizar las dinámicas comunes de los transeúntes con el fin de entender y proponer una planificación que permita un manejo de movilidad tanto peatonal como vehicular que signifique una mejora del entorno en el que medios de transporte, vendedores informales y transeúntes están constantemente inmersos.

Desde entonces, en enero y febrero, esta universidad y su equipo comenzó con los estudios en el terreno en donde se encuentra ubicado el actual terminal terrestre de la ciudad, sin embargo, tras la pandemia que confinó a todos en el mes de marzo, los estudios de tráfico y movilidad ya no se pudieron realizar.

La directora del departamento de Ordenamiento Territorial y Planificación, Consuelo Pabón, manifiesta que este nuevo terminal para la ciudad deberá estar listo en el 2022, esto si es que no hay ninguna otra variación en cuanto a las medidas de confinamiento o cuarentena que nuevamente retrasaría estos estudios.

Esta reubicación se plantea con el fin dotar de equipamiento de transporte y brindar una movilidad de calidad, aportando con el desarrollo del sector, enfocado a satisfacer la demanda de necesidades de embarque y desembarque y a resolver sus problemas de función, debido a que actualmente el complejo arquitectónico no cumple con los diferentes equipamientos para realizar esta actividad.

Tras la captación de resultados se espera que la reubicación de este nuevo terminal considere lugares estratégicos diferenciados para las diversas actividades que desarrollan las mismas, una de éstas es el arribo y salida de la transportación terrestre intra e interprovincial de pasajeros, es decir una terminal terrestre con espaciosas áreas para maniobras y actividades conexas para transportes pesados.

Transeúntes mencionan que Otavalo, siendo una de las ciudades más turísticas debería contar con un terminal acorde, con buenas instalaciones y una estructura segura y atractiva.
Marisol Pinsa, una otavaleña que todos los día hace uso del transporte para llegar a su trabajo en la ciudad de Ibarra manifiesta:

“Un terminal terrestre debería ser una lugar más atractivo, con tiendas de recuerdos, cafeterías y baños, este terminal solo es para que la gente llegue y se vaya, si es que un turista viene, lo primero que va a ver, el primer sitio al que va a llegar es al terminal y lastimosamente va a encontrar un patio, con buses mal estacionados, con gente que se cruza por al frente del bus, los buses pitando y los asientos sucios o dañados”.

Este proyecto de reubicación asume un desarrollo económico, social y endémico para el cantón Otavalo por lo que también se debe tomar en cuenta la cooperación de la ciudadanía y sea la misma, quien busque y trabaje en una mejora para la propia ciudad y sus instalaciones.


Fuente: “Se retoma el proyecto de la nueva terminal terrestre para Otavalo”. Diario EL NORTE, 6 de diciembre de 2020. elnorte.ec. Web. 10 de diciembre de 2020.

Categorías: Ciudad