Lola Orbe Carrera dejó muchos poemas dedicados a Otavalo. Aquí, uno de ellos.

El Angelus de la Otavaleñidad
¡Dios te salve, sultana del Imbaya,
Otavalo, mirífica,La Reina Azul, de este tu azul imperio!
azules tus montañas
besando el infinito,
azules los dos ríos
que ciñen la cintura de tu valle,
azul radiantede risos tornasoles,
matizados con oro y esmeralda,
el chal que cuelga el viento
de los hombres azules de Reyloma,
límpidamente azul,
en infinita gama,
la floración de rosas cristalinas,
perennemente amaneciendo allá en Punyaro;
azul tu cielo,azul, de azul intenso y azul-plata
la radiante pupila de tu lago,
enjugando una lágrima callada,
con el pañuelo blanco de tus garzas…
en el azul minuto de tu gloria
y en todos los minutos
azules de tu Historia,
¡Dios te salve, Otavalo,
la tierra azul de los azules sueños,
hoy y siempre, el Señor
y el amor de tus hijos, es contigo…!


Autora: Lola Orbe Carrera (Otavalo 1922)
Breve biografía: https://otavalo.org/l-orbe/