El terremoto que destruyó Ibarra también dejó en ruinas a Otavalo. Según varios estudios la población que sobrevivió al desvastador terremoto logró reconstruir la ciudad sarance enmenos de un año. Otavalo se levantó en el mismo lugar que fue destruída. “En Otavalo absolutamente nada ha quedado sobre los sitios y las calles han desaparecido totalmente bajo los escombros. Ha habido derrumbos horribles, montes que el terremoto ha dividido y han descendido sobre los valles en torrentes formidables de tierra, arena, piedra, agua y cieno”, así describió Gabriel García Moreno, en su informe al presidente de la República, Javier Espinoza, sobre los daños que provocó el terremoto de agosto de 1868 en la villa sarance.

Según Plutarco Cisneros, canciller de la Universidad de Otavalo, el terremoto de que destruyó Ibarra, también dejó en ruinas a la ciudad de Otavalo, Atuntaqui y Cotacachi. “Este terremoto, según estudios realizados por geológos fue uno de los más fuertes que ha sufrido el país desde el siglo XV”, dijo Cisneros.

La poca población que sobrevivió a la catástrofe se trasladó hasta lo que hoy es Calpaquí, asegura Cisneros. Ahí se formó un campamento para los refugiados del terremoto.

Según un estudio realizado por Hernán Rodríguez Castelo, cinco días después del terremoto, desde la actual San Pablo, que también quedó destruida, el Jefe Civil y Militar designado para la reconstrucción de Imbabura, Gabriel García Moreno, emitió la primera proclama a todos los habitantes de Imbabura.

“He aceptado con gratitud esta gloriosa misión y me presento en medio de vosotros para distribuir los buenos auxilios que la libre lealtad del gobierno y la calidad de vuestros hermanos os envían, y para reprimir con penas severas a los que se han dedicado a vivir del pillaje en medio de la desgracia universal”.

Regreso. Según Cisneros, Otavalo se recuperó en menos de un año. “Antes de terminar el año, la gente de Otavalo reconstruyó la ciudad. El concejo municipal volvió a sesionar en 1869. La población regresó y reconstruyó Otavalo. Hay que destacar el espíritu del otavaleño que se levantó, como Ave Fénix”, aseguró.

Fue rápida la recuperación de la ciudad

La recuperación de del agua potable y la reconstrucción del parque Bolívar fueron las prioridades de la reconstrucción del a ciudad tras el terremoto de 1868.

El doctor otavaleño Miguel Egas Cabezas fue un personaje importante durante esta tragedia. Cabezas encabezó la brigada médica designada por el gobierno y fundó un hospital para atender a los heridos en Calpaquí.

Según Joseph Kolberg el terremoto sepultó entre escombros a 8 000 personas. “El 29 de agosto se calculó, en los partes oficiales, el número de los que habían quedado con vida en Otavalo, en 1 500 personas”.


Fuente: Diario EL NORTE. «El terremoto que destruyó Ibarra, también dejó en ruinas a Otavalo». 28 de abril de 2019. Web. 11 de mayo de 2019.

Categorías: Historia