En el sector del antiguo molino del Tejar, en donde en la actualidad está el puente que une a la Ciudadela 31 de Octubre con el centro de Otavalo, se encuentra el complejo turístico Senderos del Molino. Se trata de un sitio donde se puede disfrutar de la pesca deportiva, cancha de vóley, tarabita, puente colgante, columpios y otros entretenimientos, rodeado de un entorno natural por donde pasa un río que hace más atractivo este lugar.

Carlos Burga, un joven kichwa otavaleño, es quien tuvo la iniciativa de iniciar con este proyecto de emprendimiento. Aprovechando el espacio que se prestaba para este tipo de complejo, desde hace algún tiempo atrás empezó a construir junto a su familia lo que ahora es un lugar turístico, en donde llegan los visitantes extranjeros y la propia ciudadanía otavaleña a disfrutar de todos los servicios que ofrecen estas instalaciones.

La idea de estos sitios es que el visitante pueda pescar sus propias truchas para después ser preparadas y consumirlas, según mencionó Álvaro Coronado, encargado de la administración del sitio.

Dentro de la gastronomía el público también puede deleitarse de otros platos como la tilapia, comidas rápidas, caldo de gallina y de patas. Igualmente para la distracción familiar contamos con una tarabita, un columpio gigante, avistamiento de peces de colores, el puente colgante y un espacio para la práctica del ecuavóley”, indicó Coronado.

Atractivos 

Entre otros servicios que ofrece este complejo consta un área para el descanso y la lectura, cerca de un horno de leña y de una variedad de plantas ornamentales; además se está construyendo un paradero que servirá para la fotografía turística y una cafetería.

Se trata de un proyecto bastante grande y en pleno centro de la ciudad, con aspiraciones de que se convierta en nuevo lugar turístico para propios y extraños.

La trucha, acompañada de arroz y yuca, tiene un costo de 5 dólares, los caldos de gallina o de patas 2 dólares. La entrada es libre y solamente se cobra el consumo. La atención por el momento es únicamente los fines de semana, desde las 10:00 hasta las 17:00, con una proyección de ampliar este servicio todos los días.

Juan Ubidia, otavaleño que visitaba este complejo junto con su familia, señaló que vive muy cerca de este lugar, pero agregó que nunca se imaginó encontrarse con un sitio tan acogedor.

Me parece una buena iniciativa que se haya creado este espacio, donde se puede llegar con la familia y disfrutar como que estuviéramos en el campo”, comentó.

Por su parte Gonzalo Rubio, quien llegó desde Ibarra a visitar este sitio, mencionó que este es un lugar atractivo, pero que se debe promocionar más para que la ciudadanía lo pueda conocer.

La atención es muy buena, nos ayudan a capturar la trucha y acá mismo la preparan. El plato es muy exquisito. Me gustaron las diferentes atracciones que tienen para los niños y también las zonas verdes que deben aprovecharlas”, comentó el visitante.    

Turismo se fomenta en Otavalo 

 Emprendimientos como la pesca deportiva y la gastronomía son una opción recreativa y turística que ha ido creciendo en algunas familias kichwas otavaleñas. Se aprovecha sitios estratégicos que permiten la construcción de piscinas, para la crianza de peces, junto a lagos, cascadas y ríos.

La idea es aprovechar estos recursos y los paisajes para atraer a los vecinos y visitantes que gustan de la naturaleza y poder generar ingresos económicos.

DATO

Desde aproximadamente tres meses este complejo turístico abrió las puertas al público, ofertando todos sus servicios.


Fuente: “Senderos del Molino, un atractivo turístico en el corazón de Otavalo”. lahora.com.ec. 22 de abril de 2019. WEb. 3 de diciembre de 2019.

Categorías: Recreación