Son varios los artesanos que desde hace varias décadas son parte de los comerciantes que elaboran y venden sus productos en el mercado Amazonas. Entre los hábiles artesanos encontramos a Wilson Pineda, quien tiene la habilidad para elaborar sombreros de varios tipos y de todo tamaño.

Wilson, quien es oriundo de Ilumán (Otavalo) en una entrevista con Diario EL NORTE, mencionó que es uno de los pocos artesanos que aún se dedican a este oficio y que dentro del mercado Amazonas prácticamente es el único local donde exclusivamente se venden sombreros de varios colores, diseños y tamaños.

Él teme que, con el tiempo, este oficio termine de desaparecer, ya que las nuevas generaciones han perdido el interés para dedicarse a esta llamativa labor.

El artesano local únicamente cumplió con sus estudios primarios, pero el talento que posee para elaborar sombreros es innato. Prácticamente lleva toda una vida dedicado a la fabricación de este accesorio.

El romance de Wilson con la elaboración de sombreros nació hace 46 años. Explicó que vivía en San Juan de Ilumán, en la casa de don Eduardo Esparza, su padrino y quien, según Pineda, es uno de los héroes ecuatorianos que combatió en la guerra del 41.

Fue en este lugar donde se interesó por aprender este oficio.

Tenía 10 años de edad, pero el talento lo llevaba en la sangre, ya que nació en la “tierra de los sombreros”. Son más de cuatro décadas que está vinculado con esta llamativa labor, pero no recuerda con exactitud cuántos sombreros son los que, hasta el momento, ha elaborado con sus hábiles manos.

Su trabajo lo llevó a recorrer varias naciones del continente americano y de Europa.

Wilson vivió la mayoría de su vida en Otavalo. Y, como un gran número de artesanos otavaleños, también tuvo la oportunidad de salir a ofrecer su producto fuera de las fronteras ecuatorianas. “Fue complicado por los trámites y papeles que se necesita hacer y también porque hay que buscar clientes. Sin embargo, siempre hay que luchar”, dijo el artesano otavaleño.

Como decenas de artesanos a nivel del país, él también fue afectado por la parte más dura (confinamiento) debido a la crisis producto de la emergencia sanitaria por el Covid-19. Sin embargo, con la ayuda de su esposa (Emilia Vallejos) y su hijo (Wilson Pineda Vallejos) diariamente sale a su puesto del mercado Amazonas para ofertar su producto.

Hasta el negocio del sombrerero imbabureño llegan ciudadanos de los diferentes sectores del cantón y la provincia. Por ejemplo: La Esperanza, Zuleta, San Clemente, Yuracruz, Naranjito y Angochagua.
Mencionó que personas de Otavalo, Zuleta y Yuracruz son sus principales clientes y a cada uno le gusta identificarse con un modelo diferente.

Por ejemplo, según explicó el artesano, a los habitantes de Zuleta les gusta lucir los sombreros de copa alta, sobre todo para las épocas donde se realizan los tradicionales bailes de San Juan. A los de Yuracruz, en cambio, les gusta llevar sobre su cabeza sombreros más pequeños.

Al negocio de Wilson Pineda también llega en busca de sombreros uno que otro habitante de las comunidades que forman parte del territorio ancestral: Chota, Salinas, La Concepción y Guallupe.

“La verdad, creo que he aprendido muy bien este lindo oficio de hacer sombreros. Por ese motivo, no tengo ningún problema en elaborar desde pequeños sombreros para llaveros hasta los más grandes. Espero seguir muchos años más”, mencionó este experto en elaborar sombreros.

En un momento, el talentoso artesano tuvo que traer la materia prima del exterior, ya que en el país era mucho más costosa.


Fuente: «Wilson Pineda, más de cuatro décadas elaborando los sombreros». elnorte.ec. Diario EL NORTE, 27 de febrero de 2022. Web. 28 de febrero de 2022.

Categorías: Artesanía