La consolidación de la Escuela de Arte de Otavalo es el reto. Para ello, el Municipio local diseñó, en el último trimestre del 2019, las disciplinas y metodologías que utilizarán. Para este nuevo año se busca fortalecer este proyecto cultural, explica Ricardo Haro, director de Arte Otavalo. Para ello se incluirá a los profesores de talleres como instrumentos musicales andinos, ensamble vocal y montaje escénico, entre otros, para la formación continua de alumnos y el montaje de espectáculos.

En este lapso se centraron en la formación de los cultores de las diversas artes. “Es una fortaleza que el Pueblo Kichwa Otavalo tenga presencia en estos espacios”, comenta Haro. Como una primera muestra de su trabajos, en el marco de la celebración del Kapak Raymi, que coincide con el solsticio de invierno, estudiantes y maestros presentaron tres espectáculos. La velada se denominó Gala Arte Otavalo.

En estos tres meses, Tamy Morán, que dirige el taller de Ensamble Vocal, enseñó las técnicas a niños desde los 6 años y adultos de hasta 43 años. Todos eran nuevos en el canto. Por eso, esta especialista en Ejecución de Música Popular Contemporánea emprendió con este grupo en la formación de canto integral. “Es una forma de direccionar todas las emociones a través del teatro, danza, y otras disciplinas del arte, hacia la voz”, dice Morán. Para su primera actuación se escogió el musical denominado Identidad que migra y renace. La idea está inspirada en aquellos ciudadanos que deciden salir de su país por distintos motivos y van a otra nación en donde deben acoplarse a su nuevo entorno.

La historia del musical es narrada a través de un protagonista. Tiene voces en kichwa, español e inglés. Morán señala que, como indígenas, necesitan revitalizar sus raíces, pero señala que también se relacionan con lo occidental. Por eso se muestra la vivencia de las dos culturas. A mediados de enero se retomarán las clases de esta escuela. Morán aspira a formar un coro etno contemporáneo que interprete música tradicional fusionada con acordes modernos. “La idea es que esta agrupación domine los cantos kichwas”, explica. Ali Lema, un diestro músico de Peguche que domina más de 20 instrumentos andinos, comparte sus conocimientos con una docena de chicos. Esto incluye la fabricación e interpretación de pallas, rondadores y flautas.

Por otro lado, Luis Conejo, bailarín de la Compañía Nacional de Danza, es el responsable del taller de montaje escénico. Para Haro el objetivo principal es que esta propuesta cultural se vuelva sostenible.


Fuente: Rosales, José Luis. “Una escuela de arte busca reflejar la interculturalidad de Otavalo”. elcomercio.com. 3 de enero de 2020. Web. 6 de enero de 2020.

Categorías: Cultura