Matrimonio en el aire

La ecuatoriana Carla Cornejo y el ruso Pável Shalagin contrajeron matrimonio en las alturas, en un vuelo en globo aerostático, una de las nuevas opciones que oferta Kawsay Balloons en la provincia de Imbabura, norte del país.

Un apasionado beso en el interior de la canastilla con capacidad para tres personas para iniciar esta navegación, cuyo impulso lo proporciona un pequeño quemador que se alimenta de gas propano que expande la gigante esfera.

Carla no olvidará esta vivencia que marca uno de los días más importantes de su vida: su boda. La felicidad desbordante de esta pareja fue evidente cuando iniciaron el ascenso.

Vestidos para la ocasión, ella con un traje nupcial de color blanco, él con un esmoquin azul, corbata negra y chaleco gris, acompañados del piloto, testigo de esta inusual ceremonia registrada en Otavalo.

Esta opción turística realiza las primeras operaciones en la margen norte del lago San Pablo, iniciativa que en 2018 fue una de las ganadoras del programa, impulsado por el Ministerio de Turismo, denominado Emprende Turismo.

Una de las ofertas que esperan volverla tendencia son los vuelos para sorprender y consentir a las parejas viviendo la magia paisajística del sector desde el aire a la luz del amanecer a bordo del globo aerostático, con paquetes que tienen precios variados.

FOTO © 2020 Diario EL UNIVERSO

Stefanny Guerrero, wedding planner, confirma que este atractivo es ideal para eventos, bodas o sesiones de fotos de novios. Para Mario Conejo, alcalde de Otavalo, estas iniciativas son importantes para el desarrollo turístico de su cantón y del país en general.

Daniel Hernández, gerente general y piloto calificado de globo libre, sostiene que esta actividad es la primera de este tipo en Ecuador y busca atraer a turistas extranjeros y nacionales que quieran vivir experiencias de aventura y apreciar desde el aire los paisajes que ofrece la provincia de los lagos.

Rosi Prado, ministra de Turismo, quien estuvo en uno de los traslados de prueba, explica que brindan asistencia técnica, talleres de liderazgo, implementación en sistemas de calidad turística y asesoría a los proyectos ganadores que fueron seleccionados de la iniciativa Emprende Turismo.

Emprendimientos como Kawsay Balloons, que resultaron ganadores, han recibido apoyo para su promoción. La ministra aprovechó su estancia en San Pablo para vivir esta experiencia en un vuelo cautivo, el pasado 19 de noviembre.

Un vuelo cautivo –comenta Daniel Hernández– consiste en un desplazamiento vertical de hasta 30 metros, en el cual, mediante el uso de cuerdas, el globo de colores mantiene la sujeción al suelo.

Los aventureros pueden admirar desde las alturas el lago y las comunidades de San Pablo, el encanto de los paisajes a través de una experiencia única e inolvidable, agrega este gestor turístico.

La Dirección de Aviación Civil dio a Kawsay Balloons el permiso de operación para trabajos aéreos en globo aerostático en todo el territorio ecuatoriano en abril del 2019, constituyéndose esta actividad en industria emergente.

Daniel Hernández señala que los vuelos en aerostatos pueden ser llevados a cualquier punto del territorio nacional, incluyendo a las islas Galápagos, donde existe una alta presencia de turistas.

Según Rosi Prado, este tipo de ofertas turísticas son ideales para la nueva normalidad impuesta por la pandemia, ya que constituyen actividades que pueden desarrollarse al aire libre y con personas que integran al grupo de confianza.

Gabriel Hernández, chef y piloto, socio de este emprendimiento, anuncia que iniciarán vuelos cautivos y panorámicos de exhibición los domingos con un costo de 89 dólares, que incluye un brindis y también un desayuno.


Fuente: «Matrimonios en el aire, una alternativa aerostática en el lago San Pablo». Diario EL UNIVERSO, 23 de noviembre de 2020. eluniverso.com. Web. 3 de enero de 2021.

El parque Cóndor

Por su belleza y majestuosidad impresionan al observarlas. Son las dieciocho especies de aves rapaces que habitan el parque Cóndor, un lugar de rescate y conservación al suroriente de  Otavalo, en Imbabura. El sitio, único de este tipo en el país y que fue creado hace tres años, en la actualidad se  consolida gracias al trabajo que  realiza un grupo de voluntarios nacionales y extranjeros dedicados de lleno a la protección, rescate y rehabilitación de estas hermosas aves, entre las que destacan el cóndor, el águila harpía, y una variedad de halcones y búhos.

El paraje ecológico se levanta sobre un área de 16 hectáreas a 2.800 metros sobre el nivel del mar, adonde acuden alrededor de 1.500 turistas, entre nacionales y extranjeros cada mes.

Según el holandés Joep Hendrix, uno de los iniciadores del proyecto, el objetivo que busca el parque es crear conciencia sobre los problemas ambientales que ocasiona la destrucción de la biodiversidad y especialmente la realidad que viven las aves rapaces en el Ecuador.

“Esta clase de aves ayudan al equilibrio ambiental y se constituyen en saneadores naturales; lamentablemente están en peligro de extinción y es por eso que este parque quiere ayudar a concienciar sobre el cuidado que se debe tener y brindar a estas especies”, señala el  especialista en el arte de criar halcones y aves de caza, ecología y pedagogía.

En el parque viven especies de aves como el cóndor andino, águila harpía, gavilán barreteado, búho real, lechuza de campanario, entre otras. Cada una tiene su historia. La mayoría se rescató del cautiverio o del tráfico ilegal. Llegaron heridas de bala o golpeadas. Alguna tiene amputada una de sus alas, otras permanecieron enjauladas en lugares inapropiados y han vivido como mascotas domésticas.

Olafa, por ejemplo, es un águila harpía que reside en el parque Cóndor. Este ejemplar, catalogado como una de las aves más grandes del mundo, fue llevado hace nueve años a Panamá con fines de reproducción en Centroamérica. En la actualidad tiene 19 años de vida y fue repatriada de Panamá hace cinco meses. A lo largo de su vida ha sido madre de 16 polluelos e incluso, según sus protectores, ya es abuela. Olafa tiene un ala rota. Cuando fue polluelo se rompió el ala derecha y por eso ya no puede volar.

También hay aves traídas de centros de rescate de otros países  como atractivo especial, es el caso de los búhos nivales (reconocidos por su participación en la película de Harry Potter) que llegaron desde Alemania.

En fin, esas bellezas plumíferas ahora viven nuevos y mejores días gracias al cuidado y trato que reciben por parte de los especialistas quienes además las adiestran para realizar demostraciones de vuelo.

Por su importancia ecológica, el pasado viernes el Parque Cóndor fue el lugar escogido para promocionar el Congreso Internacional de Aves Rapaces y su Conservación, que se realizará en abril en Quito.

El evento, organizado por la Sociedad para la Investigación y Monitoreo de la Biodiversidad Ecuatoriana, Simbioe, y la Universidad Católica del Ecuador, durará cinco días y buscará fomentar un estudio más ampliado de las aves rapaces y desarrollar las herramientas para su conservación.

Uno de los temas por tratarse será el Programa de Conservación del Águila Harpía en el Ecuador, PCAHE,  que se viene ejecutando desde el año 2002 en coordinación y alianza con varias comunidades indígenas de la Costa y el Oriente ecuatoriano.

Según Paúl Tufiño, presidente ejecutivo de Simbioe, a través de este encuentro lo que también se busca es mantener al país al tanto de los desarrollos en el mundo de la investigación y conservación de rapaces, abrir oportunidades de participación, crear espacios de debate y establecer prioridades de investigación y conservación.

Es por eso que también se desarrollarán talleres sobre bioacústica, telemetría satelital, sistemas de anclaje de transmisores y otras formas de seguimiento. El congreso científico está dirigido a conservacionistas, biólogos, veterinarios, ambientalistas, naturalistas, investigadores y estudiantes alineados a estas especialidades.


Fuente: Armas, Carlos. «Parque Cóndor, sitio de rescate y conservación de aves rapaces». Diario EL UNIVERSO, 23 de marzo de 2008. eluniverso.com. Web. 10 de abril de 2020.

Miguel y el mercadillo

Esta mañana me he despertado temprano para ir al famoso mercadillo de Otavalo. Ahí he conocido a Miguel, un ecuatoriano que vendía ponchos y diversa mantelería con el que he estado hablando largo rato. Su hija y su hijo viven en España, en Sevilla y Valencia respectivamente. Pero él está enamorado de Ecuador.

Cuando he llegado al mercadillo me ha venido a la cabeza el Paharganj de Nueva Delhi. El último bazar que vi en mi viaje recorriendo el continente asiático. El lugar estaba lleno de nativos vendiendo sus productos típicos, desde pinturas hasta comida pasando por todo tipo de telas, mandas y ponchos, todo elaborado artesanalmente por los indios otavalos.

Ahí he conocido a Miguel, un hombre cortés y feliz. Me ha contado que no hace mucho vinieron sus hijos, que viven en España. Él no quiso dejar Ecuardor, aquí está su hogar, el sitio donde le gusta vivir.

Miguel instala cada día sus productos a primera hora de la mañana y no se va hasta la tarde. Me dice que fuera de aquí, todo va demasiado deprisa.

Me quedo pensando un buen rato sobre lo que me comenta. Es cierto, hay lugares en los que se detiene el tiempo, y sobre todo, hay gente que no quiere vivir con prisas.

Tras un paseo veo que no está solo. Hablo con varios vendedores y todos me dicen lo mismo, que les gusta lo que hacen y la mayoría tienen a alguien en España. En cierto modo creo que los españoles estamos unidos a los ecuatorianos. Hace cientos de años vinimos nosotros y ahora son ellos los que van a España.

Me sorprende de este viaje que no he visto hambre. No se parece en nada a ningún lugar al que haya viajado con anterioridad. Interesante. ¡Estos cuatro meses van a dar para mucho!


Fuente: Castresana, Juan Carlos. «Miguel y el mercadillo de Otavalo». elmundo.es. 22 de noviembre de 2010.Web. 27 de febrero de 2020.

Globo aerostático

La canastilla pesa 450 libras, mientras que de largo y ancho mide 27 metros por 13. Así es el globo aerostático que se busca implementar en el cantón Otavalo como nueva actividad turística. Su ubicación como no podría ser de otra manera, es el lago San Pablo. La idea es que la ciudadanía disfrute desde lo alto la atracción turística que tiene el lago.

El globo cuesta cerca de 100 mil dólares y actualmente, según el concejal Jacinto Robalino, se están haciendo prácticas para que entre en funcionamiento a finales de este mes.

Para el concejal, que también es presidente de la comisión de Turismo, este tipo de actividades dinamizará la economía del sector. La implementación de este globo forma parte de un proyecto que inició hace unos siete meses. Robalino tuvo la oportunidad de relacionarse con los empresarios provenientes de Quito que cuentan con esta herramienta.

Durante un acercamiento el concejal les invitó para que se genere esta actividad en Otavalo, específicamente en San Pablo. “Gracias a Dios he tenido la respuesta positiva de los empresarios y con ese aval de esa conexión, se pudo seguir concretando”, mencionó Robalino.

Asimismo aseguró que lo único que ha hecho como ciudadano, concejal y autoridad es buscar la alternativa de una nueva expectativa turística.

“Veo y siento que no hemos estado equivocados en eso, porque hay una gran apertura de la ciudadanía”, dijo. Este proyecto que se está ejecutando es algo que según el concejal, necesita Otavalo, Imbabura y el país.

El turismo para Robalino no es solo estar sentados detrás de un escritorio sino buscar atractivos y juegos extremos que la población requiere. En total son dos globos que funcionarán solo por las mañanas en esta zona turística. Robalino mencionó que se están haciendo las pruebas técnicas en toda la cuenca del lago San Pablo.

Para este proyecto se mantuvo también un acercamiento con los dirigentes de las comunidades, quienes brindaron la apertura.

“Con esto se van a emprender muchas cosas, inclusive el negocio de las personas porque se va a dinamizar económica”, agregó el concejal.

Además, se requiere de una serie de permisos para la operación. Robalino dijo que están en ese proceso y agradeció también al Cuerpo de Bomberos por la ayuda que han brindando en el estudio de la parte atmosférica.


Fuente: Bravo Piñeiros, Melissa. ˜»Globo aerostático, un nuevo ‘juguete’ turístico». elnorte.ec. 9 de enero de 2020. Web. 13 de enero de 2020.

Peguche, un espacio mágico

Son aproximadamente 42 hectáreas el área total que comprende el bosque protector de Peguche. El lugar se encuentra ubicado a tres kilómetros de la cabecera cantonal de Otavalo. El espacio, hace más de 10 años, fue renovado y todos los días recibe a personas que desean conocer la zona, que posee atractivos más allá de los espacios naturales.

Desde hace centenares de años la cascada emerge por afluentes aledaños para mostrar su imponente caída cerca a Otavalo, con aproximadamente 30 metros hasta la  superficie.

Antes de llegar al lugar de desembocadura de la cascada, todas las personas hacen una caminata de menos de un kilómetro desde su entrada principal. El acceso al lugar turístico es totalmente gratuito. Basta con registrase en un libro de visitas, ubicar su nombre, edad y lugar desde donde llega. Luego empieza el recorrido especial.
 

Calendario solar. En un área hacia el costado oriental, casi al iniciar el recorrido, con piedras y adobe se encuentra elaborado el calendario solar antiguo, que era utilizado por los pueblos aborígenes.

Desde ese lugar, los comuneros determinaban el tiempo a partir de la posición del sol y la luna. Los pilares dispuestos de tal manera en forma de círculo se establecen como cada mes, señalando uno de ellos por dónde salía el sol y por dónde se ponía. Con eso se anunciaban las fiestas y los tiempos de sembrar y cosechar.

El espacio es visitado y las personas pueden ingresar para conocer su estructura y las figuras sobre los paredones a base de rocas.
 

Recorrido por senderos. El trayecto continúa. Un angosto camino de piedra conduce a varias áreas distribuidas para el deleite del público. La mayoría de personas que se registran son nacionales, con un 80%. El 20% restante es del exterior.

“El aporte local, nacional, se evidencia que se masifica más que los turistas internacionales”, detalló Cristian Gualsaquí, presidente de la comunidad Faccha Llacta, donde se encuentra el bosque protector.

Por la temporada de carnaval, los dirigentes y la comunidad en general mantienen una vigilancia progresiva para que no existan atentados en las inmediaciones de la naturaleza.

Se mencionó que regularmente los visitantes por el feriado llegan con gran cantidad de envases de espuma, colorantes, anilina, químicos que perjudican al ambiente y son nocivos para que se contamine el área, que incluso en ocasiones pueden provocar incendios.

Por esas causas esperan que los visitantes tomen conciencia y eviten ingresar con esos artículos.

De acuerdo con Gualsaquí, la zona acoge a varias especies de animales silvestres (20) que emigran de otros territorios, como el viracchuro, pájaro carpintero, colibrí, un pájaro similar al papagayo de color azul, tórtolas… Ellos también se ven atentados por la utilización de esos insumos.

La presencia de los propios habitantes para impulsar el turismo nace desde los años 80. Ellos hicieron la compra directa de los terrenos a los propietarios de ese entonces, incluido los árboles.

Hubo un período en que por gestiones políticas la municipalidad se apropió del sitio, pero en 1997, entre un convenio con la comunidad y el Ministerio del Ambiente, volvió a ser administrado por la misma población. 

Los grupos, por auto financiamiento, readecuaron el sitio, ordenaron varias áreas para que los visitantes se sientan a gustos en el lugar. Se hizo conocer que ninguna organización, institución pública o privada, incluso internacional, apoya para el desarrollo del bosque.

Los fines de semana existe más afluencia de visitantes. En los feriados, en especial por carnaval, llegan a un estimado de 10.000 turistas.

Los senderos, que fueron adecuados por la comunidad, son lo que direccionan hacia cada lugar que existe en la zona.

La cascada. El atractivo principal sin duda es la cascada. Al llegar allí, los visitantes muestran un semblante de conquista natural. De inmediato las fotografías no se hacen esperar. Para llegar a acercarse al afluente se debe cruzar un puente rústico a base de madera. De esa forma se alcanza al objetivo.

La fuerza de la caída de agua, el viento, hace que nazca una mezcla de brisa que poco a poco hace que las personas se mojen ligeramente, lo que se considera uno de los fenómenos más bellos del ecosistema.

Los momentos son mágicos. En ese mismo sector también se promueve otros emprendimientos. Existe preparación de comidas típicas. En un llano están algunos animales como las llamas, que son un atractivo.

Para volver al inicio de la travesía, otro puente colgante de más de 10 metros de longitud es el paso circundante para decenas de personas que hacen el recorrido, tras la vista a la cascada.


Fuente: «Peguche, un espacio mágico en las cercanías de la ciudad». lahora.com.ec. 28 de febrero de 2019. Web. 3 de enero de 2019.

La cascada de Taxopamba

Los mantos de agua cristalina son los atractivos más característicos del Geoparque Imbabura; un ejemplo de esto es la imponente cascada de Taxopamba, ubicada a 6.4 km del cantón Otavalo, vía a las lagunas de Mojanda. Está a una altura de 2846 m.s.n.m. y la temperatura de la zona es de 12 grados centígrados. La cascada está formada por dos saltos de agua, el primero es de 15 m. que da lugar a un vado de un metro y el segundo es de 10 m. con un vado que mide 8 metros.

FOTO © 2019 Diario El Norte

Cómo llegar. Para las personas que viajen desde Quito les tomará aproximadamente una hora y media para llegar a la comunidad de Mojandita, los turistas de Ibarra que utilicen vehículo propio se tardarán alrededor de 45 minutos. El auto llega hasta Mojandita, en donde se lo puede estacionar para luego continuar con una caminata de 30 minutos, por un pequeño sendero natural, el cual conduce hasta la cascada de Taxopamba, misma que ofrece una vista única y permite que los turistas se conecten con la naturaleza, experimentando la paz y tranquilidad que proyecta este geositio.

Biodiversidad. Si se habla de flora, la zona donde se encuentra ubicada la cascada de Taxopamba cuenta con vegetación característica del lugar como: pumamaqui, porotón, guayusa de monte, moquillo, pino, aliso, laurel de cera, romerillo, cerote, cacho de venado y paja.

La fauna, en cambio, está conformada en su gran mayoría por aves lugareñas como: colibríes, torcazas, tortolitas, chiguacos, además de mamíferos como raposas y lobos.

Actividades turísticas. Los visitantes deben tener claro que este geositio oferta una experiencia totalmente natural, permitiendo que las personas puedan practicar ecoturismo, senderismo, canyoning y fotografía, por lo que no se van a encontrar con locales de comida u otro tipo de comercio, simplemente van a tener la compañía de los diferentes paisajes que se pueden visualizar a lo largo del camino.

Algo que los turistas deben tomar en cuenta antes de emprender su viaje a la cascada de Taxopamba es el tipo de vestimenta que deben usar, principalmente ropa abrigada como chompas y gorros de lana, además de calzado cómodo, destinado para caminatas. Las personas que no tengan vehículo propio pueden tomar una camioneta desde Otavalo hasta la comunidad de Mojandita. Su valor es de cuatro dólares.


Fuente: Flores, Karina. «Taxopamba: Una cascada poco explorada». elnorte.ec. 19 de noviembre de 2019. Web. 22 de noviembre de 2019.